Las cocinas pequeñas también pueden tener islas

Las cocinas pequeñas también pueden tener islas

No todas las viviendas disponen de espacios amplios. A veces ocurre que el salón recibe todo el protagonismo por tener grandes dimensiones mientras que los metros cuadrados dedicados a la cocina son más escasos.

Esto no tiene que contrarrestar ni suponer un obstáculo si tu objetivo es tener un lugar moderno y vanguardista donde preparar la comida.

Una de nuestras pasiones (y retos al mismo tiempo) es el diseño de cocinas pequeñas con islas. Nos gusta sacar el máximo partido a cada elemento que se encuentre en su interior para que después el cliente pueda experimentarla con los 5 sentidos, es decir, sin perder un ápice de funcionalidad y estética.

En Kubic estamos acostumbrados al abordaje de proyectos donde se nos demanda un estudio exhaustivo de cada rincón para poder conseguir aquello que se tiene en mente. Hoy por hoy estamos orgulloso de afirmar que no hay reto que se nos resista y que podemos abarcar necesidades que impliquen a todos los estilos: desde cocinas clásicas a las más minimalistas y modernas pasando por las que tienen un toque rústico.

En este artículo queremos centrarnos en aquellas personas cuyo deseo es tener una isla en la cocina. En anteriores entradas, te hemos contado cuáles son sus ventajas como por ejemplo el poder tomar el desayuno sentado en un taburete y ganar así en rapidez y agilidad por las mañanas o la de convertirse en un lugar de almacenaje. Pero sin duda es su poder “socializador” y de reunión uno de los mayores atractivos para querer tener una en casa.

Cocinas en Málaga y Marbella

¿Qué ocurre cuando la cocina que disponemos para colocarla es pequeña?

En primer lugar debes saber que todo depende de cómo este diseñado. Debes tener en cuenta que las distancias comprendidas entre el módulo independiente y la línea de muebles o pared tendrían que tener 1 metro, aunque lo ideal es de 1,20 m para que haya un tránsito fluido.

En segundo lugar puedes considerar la idea de colocar una “península de manera que la distribución sea en forma de L o dibujando dos líneas paralelas con el mobiliario.

En tercer lugar, y como ya bien sabes, el color es algo que influye mucho en la profundidad y en la percepción de los ambientes, por ello te invitamos a usar una tonalidad distinta para la isla o península para crear contraste y que no se mimetice con el resto de mobiliario.

Recuerda que la luz es un detalle del que no puedes olvidarte. Necesitarás, por ejemplo, una luz direccional y funcional que no deslumbre y que no cree sombras e incida directamente en la zona que quieres.

En Kubic podemos trasladar todas estas ideas y muchas más a tu cocina, ya que realizamos una planificación individualizada de espacios íntimos. La especialización en este sector y el cuidado máximo del detalle es lo que necesitas para hacer realidad tus sueños.


Leave a Reply

Your email address will not be published.