Colocar una alfombra en la cocina: ¿buena o mala idea?

Colocar una alfombra en la cocina: ¿buena o mala idea?

Juntar las palabras “cocina” y “alfombra”, cuando hablamos de decoración, puede resultar para algunos una idea totalmente descartada.

Quizás sea más normal hablar de la alfombra cuando nos referimos al salón. Lo cierto es que cada espacio del hogar puede dar mucho juego y elementos que creías destinados para un solo sitio pueden terminar en otros diferentes.

En Kubic nos encanta darte consejos para que empieces a redecorar tu hogar con nuevas ideas. Somos una empresa especializada en cocinas en Málaga y en este nueva entrada queremos explicarte los pros y los contras que tiene usar una alfombra en tu próxima cocina. Nosotros, en algunos de nuestros proyectos de interiorismo, la hemos usado y el resultado es muy interesante.

En primer lugar hablaremos de los pros de usar este elemento decorativo. No es de extrañar que si buscamos imágenes en Internet con esta opción, encontremos muchas y de diferentes estilos ya que los textiles siempre tienen valores estéticos añadidos. Sin duda, el de la alfombra es el de transmitir calidez a una estancia que se supone fría por si misma.

Si estás buscando un toque cálido para homogenizar todos y cada unos de los ambientes de tu casa, esta es una buena idea entonces.

En los lugares donde solemos trabajar o estar mucho tiempo de pie, esta opción te permite descansar un poco tus pies y tu espalda amortiguando la pisada. Si colocas la alfombra debajo de la mesa del comedor, atrapará los restos de comida que puedan tener los más pequeños de la casa y si la usas en el exterior, hará de barrera contra el polvo.

Si nos referimos a sus posibilidades decorativas, todo dependerá del estilo de tu cocina. Pueden ser lisas, con formas geométricas, con algún tipo de relieve, cuadradas, estrechas y alargadas e incluso redondas. Lo ideal es buscar telas resistentes, lavables y duraderas, eso sí. Otra característica es que la puedes usar para delimitar zonas.

También podemos mencionar que protegen el suelo e impiden los “resbalones” allí donde las coloques.

Como contrapartida, podemos decir que, en ocasiones, son difíciles de limpiar, pueden perder el color con el paso del tiempo y si se produce alguna rotura, son algo costosas de reparar.

Si quieres tener una cocina de diseño, usar una alfombra puede dar un toque diferencial e inesperado para tus invitados. Además, tras leer este artículo quizás hayas encontrado más ventajas que desventajas. Nosotros tenemos claro que decantarse por ellas es una opción atractiva.

Si necesitas más ayuda para decorar tu hogar, somos especialistas en proyectar y crear espacios a medida que se adaptan a tus necesidades.

Y ahora… ¿te animas a usar una alfombra?


Leave a Reply

Your email address will not be published.